miércoles, 16 de julio de 2008

Agradeciendo


Hoy estuvo feo...
Llegué y mi compañero me dice "Hoy no voy sacar sangre" haciéndome saber de esa manera que todo el trabajo estaba en mis manos. Contenta le dije que está bien, porque creo que es la única manera de que le pierda el miedo, haciendo lo que hay que hacer.

Luego de pasar por las salas de maternidad, no había mucho por hacer, mi compañero me hizo una seña de que lo siguiera.

Pasamos por un pasillo, luego otro, subimos unas cuantas escaleras y llegamos al área de terapia intensiva (clínica). Cuando me dí cuenta de donde estábamos, me asusté, pensé "espero que no me haga sacar a mi", menos mal él ni tenía pensado hacerme pasar por eso (por ahora) pero lo acompañé. Había mucho por hacer, muchos pacientes necesitaban análisis así que nuestra labor era realizar las extracciones lo mejor posible para que todo salga bien.

Lo que me sorprendió, es que en esas salas hay ciertos pacientes que están muy mal, por uno u otro motivo, pero ni ellos ni las enfermeras pierden el buen humor, siempre están haciendo chistes y sonriendo, tratando de esa forma alivianar el momento negro por el que están pasando.

Pero, hay otros... no puedo describir todos los sentimientos, pensamientos, y malestares físicos que me provocó estar allí, es muy triste por ellos, y por lo que me hacen recordar... no entraré en detalles, creo que basta con recordar una frase que le dije a mi compañero un poco antes de dejar esas salas... "Por favor, no me traigas más acá", mi compañero me miró dulcemente como suele hacer y me respondió "disculpame, pero vamos a tener que venir muchas veces más"...

Luego, ni él ni yo estábamos bien, en silencio dejamos esas salas, y nos dirigimos al laboratorio a entregar las muestras.
Me despedí de él y de todo el personal que andaban por allí, y salí del hospital.
En la calle, decidí caminar, tenía que despejar mi cabeza de alguna manera. Caminé despacio, sintiendo el sol en mi rostro, el viento y escuchando a la gente que estaba en las calles...

Nunca me sentí tan feliz de estar sana, agradecí al cielo y al universo entero...

No hay que quejarse si la vida se nos pone difícil... simplemente hay que pensar que podríamos estar peor...

1 Comentarios ¡Escribí el tuyo!:

Duendecilla traviesa dijo...

Te entiendo, hoy me sentí igual.Por las mañanas hago una sustitución de un mes en un hospital público de fisioterapeuta y estoy con ancianos neurológicos y es muy triste.Pero por lo menos con cariño se les hará todo más llevadero.Saludos!

 

Copyright © Del mundo un poco. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver