lunes, 25 de enero de 2010

¡Cómo estamos con el fin del mundo!


La verdad es que ya me tiene cansada escuchar por todos lados que el mundo se va a terminar, que está todo cada vez más feo, que el ser humano irremediablemente se va a destruir, que las profecías mayas, Nostradamus, la Biblia y etc, nos dicen que el fin del mundo está cerca, tan cerca que los expertos en el tema hasta colocaron una fecha límite... El 2012...



No...



Yo en el 2012 recién voy a estar recibida (si Dios quiere) y comenzando mi residencia, y ustedes mis queridos expertos en el tema ¿Me están diciendo que justamente ese año voy a morir?

No. Definitivamente no.

Basta con ese pensamiento pesimista.

Lo reconozco... No estamos bien...
Hay guerras, corrupción, hambre, pobreza, enfermedades y delincuencia por donde mires...

Pero tampoco nos olvidemos de que todavía existe gente buena, que aún se puede ver solidaridad y amor en las calles, en los barrios, en las ciudades y hasta en países enteros...

Si señores, aún queda gente buena y creo yo que todavía no debemos perder las esperanzas, porque como bien dice el dicho:


La esperanza es lo último que se pierde.



Desde los comienzos de la humanidad se vieron cosas feas... Tan pero tan feas que hasta a veces preferiríamos no recordar...

Antes existían las guerras (al igual que ahora) y hasta en mayor escala inclusive...
Antes también existían los ladrones, asesinos y violadores...
Como también existían las pestes y enfermedades...

Pero aún así, hoy la humanidad está todavía acá, vivita y coleando...

Está bien decir que esto o aquello no puede ser y que hay que solucionar, porque no podemos vivir así...

Pero de ahí a decir que el fin del mundo va a ser el 21 de diciembre del 2012... No...

Basta señores. No me gusta pensar siquiera que puede ser así.

Soy joven todavía y ni siquiera empecé a vivir como quisiera. Así que déjenme de tirar todas las esperanzas al piso, ya que yo todavía quiero creer que las cosas se pueden mejorar...

Porque todavía estamos a tiempo para cuidar nuestro medio ambiente, para educar a nuestra gente, para combatir a la corrupción, a la delincuencia y a la maldad.

Si... Yo creo que todavía estamos a tiempo para lograr un mundo mejor...

Dejemos de pensar así, tan negativamente... Porque al final, el ser así no nos lleva a ninguna parte...

¡He dicho!

martes, 19 de enero de 2010

Big Bang femenino


Muchas veces escuchamos a alguien preguntar: "¿Quién entiende a las mujeres?"

La verdad es que hay momentos que ni nosotras nos entendemos.
Siempre existen esos días en que pasamos por un trance de sensiblería, romanticismo extremo, histeria, furia y demás, todo entremezclado, que tiene como único objetivo descargarnos con el primer sujeto que se nos cruce en el camino, que generalmente es nuestro novio, marido, hermano, hermana, mamá o cualquier persona que pase más de dos horas diarias conviviendo con nosotras.

Y no lo digo porque me lo contaron, lo digo porque soy mujer y sé muy bien lo que es, lo que se siente, y porque hoy estoy en esos días...

No podemos explicar lo que nos sucede. No nos pregunten, porque ni nosotras sabemos con exactitud qué es lo que nos molesta.
Solo se nos viene a la mente un montón de recuerdos, de cosas que hace algún tiempo nos molestaron pero que en aquella oportunidad no le dimos importancia porque, claro, no estábamos en "esos días", y como llegamos al trance, a la línea de tiempo y espacio en que los efectos hormonales se mezclan con los problemas cotidianos explota nuevamente nuestro "Big bang" interno y hasta las cosas más minúsculas parece que se multiplican por tres llegando a molestarnos horrores y a desatar el cataclismo catastrófico.



Por eso, porque dentro de todo soy buena (aunque sea muy en el fondo)... Porque sé muy bien lo que se siente... Porque soy mujer y estoy en esos días, escribiré algunos consejos útiles para aquellos sujetos (En realidad para nuestras parejas) que tuvieron el infortunio de encontrarse con nosotras en esta línea de tiempo y espacio...


  • Sepan ustedes que en este momento cualquier error pasado importa, por más pequeño que haya sido. Así no hayan lavado la taza de café que usaron hace más de tres semanas, o cuando tuvieron que trabajar en las vacaciones, o cuando no contestaron un llamado y/o mensajito, o cuando dejaron la toalla mojada sobre la cama, etc. Repito, cualquier error pequeño que tuvieron saldrá a la luz y será motivo de una pelea.
  • Sepan ustedes además que cualquier error presente también importa. Así que háganse el favor y eviten los errores dentro de los próximos siete días.
  • Contesten los mensajes y llamados.
  • Manden un saludo diciendo "Buenos días" a la mañana, pero no muy temprano porque puede que interrumpa nuestro delicado sueño, pero tampoco muy tarde porque puede que lo tomemos como que recién se acordaron de nosotras.
  • Sean delicados, atentos y cariñosos, pero no demasiado porque puede que nos llegue a molestar y sintamos que nos sofocan. Pero tampoco se vayan al otro extremo, porque puede que lo tomemos como que ya no les atraemos y hasta lleguemos a pensar que son infieles.
  • Eviten las visitas o compañias femeninas, cualquiera que sea. No importa si aquella mujer es una amiga de la infancia, colega del trabajo o prima lejana. Sepan ustedes que en estos días todas las mujeres entrarán inevitablemente en la bolsa que comúnmente denominamos "La otra".
  • Si alguna vez preguntamos: "¿Soy linda?" Por favor contesten "¡Si!" con toda seguridad y sin pensarlo demasiado. Sepan ustedes que en esos momentos estamos pasando por un torbellino de sentimientos y nuestra autoestima generalmente no atraviesa el mejor momento. De más está decir, que pasa lo mismo cuando preguntamos si estamos gordas, cuya respuesta obligatoria es "No".
  • Repito, no nos pregunten que nos pasa ni traten de razonar con nosotras. Ya sabemos que no nos entienden y cualquier trato de entablar una conversación caerá en una discusión sin fin, sin sentido y hasta podría provocar la ruptura de la pareja.
  • Y lo más importante... Si por esas casualidades del destino igual se desata alguna discusión, tengan ustedes consideración y lo mejor que pueden hacer es dejarnos solas, ya que al cabo de unas pocas horas nosotras mismas vamos a reconocer que nos fuimos al carajo... Y cuando esto suceda, por favor, atiendan el teléfono o contesten los mensajes, porque cualquier intento de evasiva será motivo de una nueva discusión.

Bueno, esta es una lista de pequeños consejos que en mi opinión podrían llegar a ser útiles en estos días. Obviamente, tal vez me olvidé de algo...

Por eso invito a todas las mujeres a que opinen y me digan si realmente es así o soy yo nomas la psicópata a la que le pasan estas cosas.

Y también invito a los hombres, si se animan, a contar si alguna vez tuvieron que pasar por este tan temido "Big Bang" femenino.

domingo, 17 de enero de 2010

Tragedia en el Paraná


Me acuerdo de cuando era pequeña y nos íbamos con toda la familia al puerto de Eldorado a meternos un rato en el río Paraná, del otro lado se podía visualizar muy bien a las tierras paraguayas. Yo, al ser muy pequeña, siempre me quedaba en la costa por recomendación de mi mamá que siempre me decía: "No te vayas a lo hondo, porque puede haber remolinos y es muy peligroso".


Ayer me enteré que se largó la competencia "Aguas abiertas" a las 10 de la mañana en el Club de Caza y Pesca Pacu Cuá, en la ciudad de Encarnación, Paraguay, y debía finalizar una hora después en Posadas, luego que los nadadores recorrieran unos 6.500 metros.

Para los que no conocen, les informo que la ciudad de Encarnación (Paraguay) limita con la ciudad de Posadas (Argentina), y que ambos países están separados únicamente por el río Paraná en esta parte de mi querida provincia Misiones.

Lamentablemente, la competencia terminó en desgracia.

El tiempo no era muy bueno, y empezó a soplar el viento cambiando el nivel del río y a esto se le suma que el río de por sí ya estaba crecido por la cantidad de lluvias en este último tiempo, entre otras cosas.

Estos nadadores, cuyas edades aparentemente rondaban entre los 12 y 59 años, se vieron perjudicados por las fuertes corrientes del río, y unos 15 o 16 nadadores (aproximadamente) fueron empujados junto con sus guías que iban en piragüas hacia una inmensa barcaza que estaba "estacionada" en el canal del río.

Los sobrevivientes cuentan que las olas, que llegaban hasta 1 metro, junto con el inmenso caudal de agua, los empujó y que fueron succionados hacia debajo de la barcaza. La desesperación reinó entre los familiares que iban en las piraguas y prefectura inmediatamente suspendió la competencia.


Camarógrafos, periodistas, familiares y prefectura hicieron lo que pudieron para salvar a las víctimas. Algunas víctimas lograron cruzar por debajo de la barcaza, saliendo cuando no aguantaban más la respiración. Pero otros, lamentablemente, no lo lograron.

Hoy se cuenta con 3 muertos y 5 desaparecidos... Entre los primeros hay uno de apenas 12 años de edad...

Qué desgracia... Y lo peor, que se podría haber evitado...

Porque cualquier conocedor de ríos, y sobre todo de Misiones, sabe que con el río Paraná no se jode. Es muy peligroso y sobre todo cuando está crecido... Y ni hablar si se le agrega mal tiempo, con fuertes vientos y lluvias...

Por lo tanto...

¿Cómo puede ser que igual autorizaron la competencia?

¿Cómo puede ser que había menores de edad? Porque pueden ser perfectos nadadores, esto no lo discuto, pero estamos hablando del Paraná, no de un arroyo común y corriente...


¿Hasta cuándo los seres humanos vamos a seguir pensando así?
¿Hasta cuándo nos vamos a creer los dioses del universo?
¿Por qué tenemos que esperar siempre que ocurran estas cosas para darnos cuenta que es peligroso, que no se debe desafiar a la naturaleza?


¿Y saben por qué escribo esto? Ya que tranquilamente podría hacerme la re boluda, la de oídos sordos, la ciega y contar lo más feliz y contenta mis vacaciones, saludar a mis lectores de siempre y hacer unos cuantos chistes..
Pero NO PUEDO...

Lo que sucedió me dolió muchísimo, y no porque los conozca, (porque no conozco a ninguna víctima ni tampoco a ningún allegado o familiar), sino porque no puedo soportar ver que ocurran estas cosas. No puedo creer que le tengamos tan poco respeto a la naturaleza. Porque si bien es hermosa, pero así también puede ser muy peligrosa, y hay que tener cuidado, y hasta deberíamos pedirle permiso cada vez que vamos a adentrarnos en sus aguas o selvas.
Debemos tener un poco más de humildad, y reconocer que no somos inmortales. Que las desgracias ocurren y que cada vez son más frecuentes...

Estoy dolida. Porque si yo fuera algún familiar, si alguna de las víctimas fuera mi hermano, o padre o tío, yo no podría conmigo misma al saber que no los encuentran...

Les mando desde mi corazón toda la fuerza del mundo a aquellas personas que están con la mirada fija sobre el río Paraná en este momento. Rezo por ellos, y ojalá que ocurra algún milagro y que los desaparecidos finalmente aparezcan con vida...


Y discúlpenme si ofendí a alguien con mis palabras, pero no pude quedarme callada...
Porque ha ocurrido una tragedia que tranquilamente podría haberse evitado...



Para más información y últimas noticias:

La tragedia se adueñó del cruce del Paraná
Clarin
Nadadora que no compitió dijo que no estaban dadas las condiciones
Primera edición
Territorio Digital


A continuación, les dejo un link para que lean esta conmovedora carta del padre de uno de los nadadores, en ella explica cómo realmente fueron las cosas en el día de la competencia. Hagan "clic" acá.
 

Copyright © Del mundo un poco. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver