domingo, 21 de febrero de 2010

Misiones la hermosa

Orgullosa de ser misionera...





Orgullosa de ser argentina.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Algún día...

Mis ojos están cansados, mi cabeza abombada, el calor dice "Presente" en esta tarde de verano.

Cuento los días y no puedo creerlo... El tiempo pasa volando...


"¿Cómo llegaré?" me pregunto, "Me falta tanto por estudiar todavía..."

"Sin bajar los brazos y a paso firme" me dice una pequeña voz en mi interior...

Lo sé, no debo rendirme, al menos ya logré ponerme las pilas, pero así como miro hacia adelante, también echo un vistazo hacia atrás y de repente (y casi de la nada) un solo pensamiento llega a mi...

"Es increíble que ya tenga 27 años... Estoy envejeciendo en esta carrera..."


Sacudo rápido la cabeza, tratando de alejar aquellas palabras... No me queda otra, debo continuar... Algún día llegaré, de eso estoy segura...


Aunque así me lleve cien años...

(Yo en un futuro, cuando esté por rendir mi última materia)

miércoles, 10 de febrero de 2010

En busca de la "fuerza nerd"

Indiscutiblemente fue en vano levantarme hoy cerca de las 8 am para (dice qué) estudiar algo de esta eterna materia que he decidido rendir en (si ocurre algún milagro) la próxima mesa que está tan, pero tan cerca que hasta me da cierto pánico.

Fue tan así que cada vez que sentía a mis nervios subiéndome a la cabeza por la búsqueda inútil de aquellos apuntes que, como maleficio del destino, nunca los encuentro cuando los necesito, siempre decidía darme un recreo y visitar por centésima vez la página de facebook, la de Twitter (si, porque ahora me modernicé y tengo twitter), revisar mi correo (que siempre estaba vacío) o dar vueltas de blog en blog buscando alguna excusa para reírme y así poder acallar al "tic-tac" que sonaba en mi mente señalándome que los días transcurren y diciéndome (por no decir gritándome) una verdad absoluta: Nuevamente, el tiempo no me va a alcanzar.

Pero por más esfuerzo que hacía era inútil concentrarme cuando no tenía ganas de hacerlo... Es así de simple: No tenía (ni tengo) ganas de concentrarme.

Hace algunos días mi "yo psicóloga" trataba de encontrar alguna causa a todo este problema, o la raíz de estas fuerzas internas "anti-estudio" que me agobiaban...

Acto fallido.

Por más que buscaba y buscaba no encontraba la raíz o el inconsciente generador de este estado mental. Por lo tanto tuvimos la genial idea de echarle la culpa al clima, al infernal calor que estábamos atravesando en Misiones en aquellos días, donde la sensación térmica había llegado hasta los 40 ºC.

Y así fue como gracias a esta auto-terapia, fueron pasando los días estando yo más tranquila, ya que tenía entendido que el "no querer estudiar" no era mi culpa.

Pero no pasó tanto tiempo para que ocurra lo inevitable, y que me de cuenta finalmente que estaba totalmente equivocada...


Un mediodía, como aquellas cosas que nunca pasan, vi a lo lejos una nube totalmente negra y en lo más bajo una sombra que se levantaba terrorificamente del suelo. Esta sombra llegó a cambiar el color de aquella amenazante nube a un marrón oscuro. Inmediatamente, empezó a soplar el viento, obligándome a cerrar las ventanas, persianas y puertas de mi departamento.

Inquieta y asustada, empecé a dar vueltas y cada tanto me asomaba por la ventana para ver cómo aquella nube "marrón" se acercaba velozmente. Fue así como posé mis dedos finalmente sobre mis apuntes, tratando (nuevamente sin éxito) de concentrarme en mis estudios, y me di cuenta que estaban cubiertos de polvo, producto de la "corta" sequía.

No tardé demasiado en reaccionar... Había que limpiar de punta a punta el departamento... Porque, como todos sabemos, así con polvo no se puede estudiar.

Y en el transcurso de mi tan "alegre" tarea, como quien no quiere la cosa, escucho a la fuerte tormenta caer desde los cielos, refrescando finalmente.

La temperatura descendió y con esto la teoría de la causa de mi "anti-estudio" fue anulada.



Hoy hablé nuevamente con mi "yo psicóloga", quien al escuchar detenidamente como había transcurrido mi día, me dio el conocimiento que tan intensamente había negado:


La "fuerza nerd" me acompaña, pero aún no la encuentro.
(O no tengo ganas de encontrarla)





Basado en hechos reales.
Si no me creen, hagan "clic" aquí

lunes, 8 de febrero de 2010

Gajes del oficio


"En reuniones está prohibido hablar sobre política y religión" me decía mi mamá cuando era pequeña. La razón: Porque estos temas siempre traen discordia.

Hablando sobre estos temas nunca nos vamos a poner todos de acuerdo, y es lógico, simplemente por el hecho de que no todos pensamos igual.

Cuando abrí este blog nunca pensé en tocar estos temas. Lo abrí únicamente para volcar algunas ideas que estaban en mi cabecita guardadas hace algún tiempo y como desde pequeña sentí cierta fascinación por la escritura, me animé a soltarlas y a dejarlas libres para que al menos sean un susurro al viento...

Lo que sucedió es que pasó el tiempo y, aunque hace apenas un año y ocho meses que estoy acá, debo reconocer que mi forma de ser ha cambiado un poco. Hoy en día si leo o escucho algo que me perturba lo comento, ya sea acá o en otros lados. Pero a pesar de esto, mi intención nunca fue molestar o buscar pelea, simplemente contar lo que pienso.

Y escribo esto porque el ser así me ha traído ciertos inconvenientes...

Cuando escribo estamos la pantalla, el teclado y yo. Nadie más me rodea y me dejo llevar... Al menos por algunos instantes soy yo, y esto es lo que me gusta de tener un blog... Acá soy libre...

Es por esto que jamás tengo en cuenta cómo reaccionará la gente, que viéndolo por un lado está bien, pero por el otro a la hora de contestar comentarios a veces se me hace un desgaste psíquico grandísimo.

Ayer leí un comentario que decía: "Espero que no tengas este blog solo para escuchar como todos te dan la razón"... Y la verdad es que no, no tengo este blog para eso, porque yo también soy de los que comentan cuando algo no nos gusta y está bueno que los demás escuchen lo que decimos...

Es así... Estamos aquí para hablar y escuchar... Ya que éste es un medio de comunicación.

Conociéndome, sé que en un futuro aparecerá en mi otro impulso que me lleve a escribir sobre ciertos temas polémicos y aunque esto me traiga dolores de cabeza momentáneos, los aceptaré porque por algo estoy acá...


En fin... Gajes del oficio...



Y para terminar... ¿Saben en qué estoy pensando ahora?

En esto:



;)
 

Copyright © Del mundo un poco. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver