miércoles, 2 de septiembre de 2009

Agua, la decepcionante materia de la vida y la muerte


Inadvertida en la oscuridad de una caverna subterránea, una gotita de agua se escurre lentamente hacia el pico de una estalactita, siguiendo la senda trazada por incontables predecesores e impartiendo, como lo hicieran las otras, un pequeño pero casi mágico toque de belleza mineral.
Haciendo una pausa en el pico, la gotita crece lentamente hasta alcanzar su tamaño pleno y, entonces, se precipita rápidamente hacia el suelo de la caverna, como si estuviese ansiosa de realizar otras tareas o de asumir diferentes formas.

Las posibilidades del agua son innumerables.

Algunas gotitas desempeñan papeles de serena belleza: sobre la manga del abrigo de un niño, en la que un copo de nieve de diseño único y perfección exquisita yace inadvertido; sobre una telaraña, en la que las gotas de rocío resplandecen con súbito fulgor al contacto con el primer rayo de sol matutino en el campo, donde un chaparrón de verano propicia frescura; o en la ciudad, en la que la niebla invade suavemente el aire de la noche, atenuando ruidos estrepitosos revestidos por un barniz de tranquilidad.


Otras, contribuyen al fragor y vigor de una catarata, a la sobrecogedora inmensidad de un glaciar, a la siniestra naturaleza de una amenazadora tormenta, o a la persuasividad de una lágrima sobre la mejilla de una mujer.
Para otras, el papel es menos obvio pero mucho más crítico.


Hay vida, iniciada y sustentada por agua de una forma sutil y pobremente conocida, o muerte inevitable, catalizada bajo circunstancias especiales por unos cuantos cristales de hielo hostiles, o podredumbre en el suelo del bosque, donde el agua trabaja incesante e implacablemente para desmantelar el pasado, de modo que la vida pueda surgir de nuevo.

Pero la forma del agua más familiar no es ninguna de éstas; es bastante simple, ordinaria y carente de inspiración, inmerecedora de atención especial cuando fluye con fría abundancia de un grifo doméstico. "Monótona", como el croar de una rana que parece mirar con pétrea indiferencia el medio acuoso del que depende su propia vida.


Seguramente, la característica más prominente del agua es la decepción, porque en realidad es una sustancia de complejidad infinita, de gran e inapreciable importancia, dotada de una rareza y belleza suficientes como para excitar y retar a cualquiera que pretenda conocerla.




El texto anterior ha sido extraído de una fotocopia del capítulo 2: "Agua y Hielo"; de mis apuntes de bromatología, cuyo autor creo que es Owen R. Fennema.

Y lo he publicado en honor a la bendita tormenta de Santa Rosa que parece que no se va a dignar en aparecer, permitiendo de esta manera que me muera de calor en esta hermosa ciudad.


¡Oh hermosa tormenta de Santa Rosa!
Por favor aparece pronto,
para refrescar a estas tierras coloradas
y a las hermosas plantas que descansan tranquilamente en mi balcón.


Ven y limpia con tus brillantes gotas a esta ciudad,
y trae por favor también,
a la esperanza renovadora
que me permita llegar a mi tan soñada meta.


Por favor,
no tardes en aparecer,
que el aumento de temperatura
sin tu presencia
no tiene piedad de mi...

4 Comentarios ¡Escribí el tuyo!:

Darby dijo...

Wow ... i like ur blog ... once i translate it .. haha sry dont really speak Spanish let alone read ... but truly i like it

Azu dijo...

Gracias Darby!

Yo tampoco hablo inglés y soy también de usar el traductor.
Muchas gracias por la visita, un abrazo!



La tormenta de Santa Rosa ya llegó!!
:)
:)

Cubrió al cielo con sus inmensas nubes negras y ya se siente el aroma y la frescura de la lluvia...

¡Qué alegría!

Pato´s dijo...

Muy buen post amiga!
Que bueno q la tormente haya pasado , por aca nada de nada y con la falta que nos hace aqui en Cordoba , espero que llueva pronto y se apagen los incendios que estan destruyendo td!

Besitos de chocolates:)
Azu que tengas un bellisimo día:)

Azu dijo...

Uy Pato´s!!!
Ojalá que llueva pronto entonces por allá!!

Acá ayer se oscureció todo pero cayeron cuatro gotas en total. Pero menos mal hoy si llovio todo el día, y muy fuerte, porque ya me estaba decepcionando esta tormenta de Santa Rosa.

Un besote enorme y gracias por siempre estar!!
:)

 

Copyright © Del mundo un poco. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver