viernes, 7 de enero de 2011

Ella

Nunca antes había valorado tanto la soledad como aquella noche. De repente se había dado cuenta de las cosas que uno debe pasar para redescubrir la importancia de los momentos.

Luego de limpiar, decorar y acomodar la mayoría de las cosas, miró a su alrededor y sintió aquella brisa única y característica de la independencia. Finalmente había vuelto a su lugar. Y lo sentía en cuerpo y alma.

¿Por qué será que el ser humano a veces es tan terco para entender al destino?- Pensó en un momento dado. - Porque, si es que realmente existe, permanentemente nos está mostrando el camino, nos está diciendo una y otra vez “¡Éste es el autobús que te llevará a tu felicidad!”, ¿y nosotros lo escuchamos? ¡No! Es más lo ignoramos e incluso luchamos contra él para demostrar de alguna inútil forma de que no es ése el autobús sino otro que teóricamente algún día vendrá. Si claro, porque somos tan inteligentes… - Sonreía irónicamente, sin darse cuenta que su pensamiento había dejado de ser silencioso hace un largo rato y se encontraba hablando sola en el pequeño departamento atiborrado de cajas. - ¿Será que en alguna parte de nuestros genes está codificada la tendencia de querer perdernos constantemente a propósito? ¿No hay alguna forma de evitar todo eso y ser más simples, menos complicados? - Seguía preguntándose.

Aunque le gustaba saborear la libertad, sabía desde un comienzo que ésta era prestada. - Porque uno no puede utilizar todo el poder de un juego sin antes llegar al correspondiente nivel.- Se decía al verse en ese departamento alquilado por sus padres. Y justamente así se encontraba en ese momento, luchando para pasar los niveles que le llevarían a su tan deseado sueño: Vivir su vida.

No era la única que estaba pasando por eso, ni mucho menos la única en todo el planeta que soñaba con eso. Sabía bien que no era ningún bicho raro y que seguramente a medida que pasara el tiempo la ayuda iría apareciendo. Pero aún así sentía a aquella inseguridad típica que aparece cuando se comienza algo nuevo. Aquel miedo que sólo está para preocupar y alarmar a la mente.

Fue así como el entusiasmo de la independencia le duró poco, muy poco. De repente la soledad golpeó con intensidad y se derrumbó por completo. Era tan irracional su sentimiento que no podía evitar sentirse una idiota. Pero una sola cosa le tranquilizaba, y era soñar con aquello que no tenía, querer lo ausente, extrañar aquel pasado que hace algunas horas odiaba tanto.

- Sólo el ser humano puede ser tan contradictorio en cuestión de segundos. - Se decía mientras recogía la escoba apoyada sobre la pared y continuaba con su tarea doméstica. No podía explicar qué le sucedía ni aunque quisiera. Era una mujer cumpliendo parte de su deseo, camino a su sueño y sin embargo no le gustaba lo que tenía ante sus ojos… Ella viviendo sola…

- ¿Por qué será que somos tan irresistiblemente irracionales?- Seguía preguntándose - ¿Será que no hay alguna forma de saltarnos toda esta parte que sin duda es increíblemente tonta e incómoda y volver a ser normales? ¿O tal vez lo que se dice “ser normal” no existe? ¿Seré la única en este mundo que puede ser clínicamente bipolar sin tener un diagnóstico médico que lo avale?

Desconocía las respuestas a toda esa catarata de preguntas. Pero algo era seguro. Ser ella se había vuelto sin querer en algo extremadamente complicado de un momento a otro y no encontraba ninguna explicación a tal estado de ánimo, al menos eso creía...



(Dicen que es más fácil contar las cosas que a uno le pasa haciéndolo en tercera persona... Dicen...)

6 Comentarios ¡Escribí el tuyo!:

~ Olivia ~ dijo...

Es un tema este de la "independencia", la rutina cambia; los horarios y la compañía... lo que antes odiabas ahora lo necesitas más que nunca... tus padres/hermanos/los hroarios a "cumplir"...

Bah son cosas que me surgen al leerte...

ES reencontrarse con uno mismo, en la intimidad de la soledad...
Dicen que el ser un humano es bicho de costumbre... asi que será cosa de reconciliarte con tus momentos con vos misma no?

besos, buen domingo!

Azu dijo...

Hola Olivia!!!

Si, es así. El desear la independencia más que nunca y después desear todo lo contrario, extrañar la presencia de la rutina y ahuyentar al miedo y a la soledad como nunca... Pero después uno se da cuenta de que la soledad es necesaria, porque nos permiten conocernos mejor a nosotros mismos...

Un abrazote gigante :)

ROBERTO dijo...

Hola Azu, ¡mi querida niña sentimiento! un saludote desde Acapulco, México. Me parece tu colaboración no fácil de discernir porque después de todo el ser humano ya es complicado en su naturaleza, y en ese sentidi todos tenemos algo de "bipolar", pero dime quién puede asegurar que es normal al 100%. sólo los perfeccionistas pretenden serlo,pero que aburrido ¿no crees?
Por otra parte, no te preocupes por la manera de relatar tus pensamientos, creeme que siempre estás en sintonía....porque en ti lo primero que se percibe es tu originalidad y la filosofía que proyectas es muy receptiva... saludos desde estas latitudes
prometo estar más en contacto....

Azu dijo...

Hola mi querido Roberto!

Si, tenés razón, qué aburrido sería si todo fuera normal!
Una vez leí un frase que decía más o menos así "Todos tenemos algo de cuerdos y algo de locos", y qué cierto que es, y hasta la verdad es que es mejor que sea así porque la locura le da ese encanto especial a la vida e inclusive hace más emocionante la constante búsqueda de nosotros mismos ¿no?

Muchas gracias por tus palabras :)

Un abrazote así de ENORME :)

Hasta pronto!

ROBERTO dijo...

Es por ello que admiro a personajes como Facundo Cabral, Pablo Milanés, Serrat, Sabina y otros más que hacen de su"locura" un tobogán de emociones que pintan de muchos matices lo cotidiano, que bueno sería ser menos razonables y dogmaticos para ser más intensos e irrepetibles. Admiro a aquellos que no se fijan en el que dirán sin caer en excesos claro; Uno de mis mayores placeres es encontrar autores desconocidos que van contra las reglas y convencionalismos. En este sentido me gusta Lin Yutang, por su estilo tan desenfadado. Aplaudo tu sentido para elegir temas tan interesantes
SALUDOS Y RECIBE UN ABRAZO....

Azu dijo...

Querido Roberto:

Antes que nada, mil disculpas por tardar tanto en contestar los comentarios... Leí todos en su momento pero entre una cosa y otra dejé pasar el tiempo y ahora me doy cuenta que ya estamos a mitad de año... Mil perdones.

A mi también me gusta leer a escritores desconocidos, y gracias al Internet se tiene la magia de encontrar muchos en muy poco tiempo... Adoro leer inclusive a los que ni siquiera publicaron un libro en su vida, gente común que desde su casa se libera y brilla con la autenticidad de sus escritos... Adoro leerlos, aunque a decir verdad, adoro leer y punto, y es por esto que ya no estoy escribiendo en los blogs ultimamente, estoy más en una etapa de 100% lectura, pero creo que no falta mucho para vuelva por estos lados...
:)

Un abrazote enorme y hasta pronto :)

 

Copyright © Del mundo un poco. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver